Historias para tomar consciencia sobre nuestras Finanzas

Imagínate que mañana pierdas tu trabajo y no tengas nada ahorrado.

Imagínate que no puedas pagar la hipoteca de tu casa.

¿Qué harías?

Si eres de las personas que no les gusta pensar en el futuro y que sólo quieren vivir en el presente, entonces te invito a leer estas historias para que actúes AHORA, para que ni siquiera pienses en tu futuro, porque si actúas ahora tu futuro puede estar protegido.

Hoy te quiero presentar dos historias sobre una de mis series favoritas: DESPERATE HOUSEWIFE que aunque sean ficticias tienen mucho que ver con la vida real. Desperate Housewife es una serie estadounidense que narra la historia de 4 amas de casa, cada una con problemas distintos, pero tan reales que probablemente a algunas de nosotras nos pasa igual.

Por eso me he inspirado a escribir este post hoy. De estas historias, dos de ellas tienen que ver con Finanzas y me han encantado.

La historia de Gabrielle Solís – Esposo millonario y su terapia es COMPRAR

Gabrielle Solís cada vez que se sentía sola o triste o simplemente porque sí salía a comprar. Desde artículos personales hasta artículos para el hogar.

Cuando el esposo quedó ciego, incapacitado para trabajar y casi sin ahorros, llegaron dos bendiciones. Gabrielle aunque estaba acostumbrada a vivir una vida de lujos, se las arregló para salir adelante, conservar la casa y hasta vendió todas sus pertenencias para mantener su familia a flote.

Cuando el esposo nuevamente se recuperó, lo obligó a aceptar un trabajo donde le pagaban mucho dinero y así ella seguir llevando la vida de lujos de siempre. Seguía comprando de todo a precios bastantes altos.

Una vez se encontró con una conocida en un albergue para indigentes. Ella no entendía que pasaba, porque esa mujer había sido una mujer con mucho dinero así como era ella ahora, y quiso averiguar. Lo que le contestó aquella nueva indigente era lo siguiente:

Yo empecé a gastar mucho dinero en mi y en mi casa. Nunca ahorramos nada. Un gran día a mi esposo lo despidieron del trabajo y nisiquiera la casa pudimos conservar.

Luego de este encuentro Gaby, empezó a pensar más en sus hábitos de gasto. Quería comprarse un jarrón de cristalería muy fino, simplemente porque tenía el dinero, pero ésta vez no lo compró porque no era necesario.

MORALEJA: Hoy puedes tener grandes ingresos pero si no los sabes administrar bien, mañana puedes perderlo todo y quedar en la calle.

La historia de Susan Mayer – Madre y esposa en bancarrota temporal

Susan Mayer es una mujer con dos hijos. Una adulta y un niño pequeño. Luego de que su esposo quedara en bancarrota y ella sin ahorros, para no perder su casa decidieron arrendarla para irse a vivir a un pequeño apartamento.

Cuando su pequeño vio el pequeño apartamento, le preguntó a su mamá: ¿Somos pobres?

Mi opinión de esta frase:  Cuando vi el apartamento me dio risa, porque ese apartamento es como cualquiera de Punta Pacífica en la ciudad de Panamá.

Luego, Susan realiza algo para poder generar más dinero y así salir de esa bancarrota temporal.

Susan acepta un trabajo sobre “complacer a los clientes por una webcam” con ropa de lencería limpiando su casa. Aunque le avergonzara su nuevo trabajo, la paga era muy sustanciosa. En su primer pago, planeó una velada romántica en un  restaurante carísimo con su esposo.

Y luego conoce a su competencia, otra vecina que se dedica a lo mismo. Cuando fue a su apartamento a sabotearla, se da cuenta de todos los lujos que tiene en su apartamento. En una conversación de las dos (luego de las peleas), la vecina le dice que no quiere que le quite su trabajo, porque es su sustento. A lo que Susan se extraña porque tenía su casa llena de objetos lujosos, así que le pregunta que cuánto tiempo lleva en ese trabajo. La vecina responde: 7 años.

En ese momento canceló su cena lujosa y tuvo una cena normal en casa con su esposo, y pensó que habría más tiempo para esos lujos. Su prioridad era salir de ese apartamento y regresar a su casa. Y así lo hizo.

MORALEJA: Cuando Susan reconoció su problema financiero, empezó a actuar. Alquiló su casa y se fue a vivir a otra mas barata. Ya que no podía pagar la hipoteca de su casa grande. Cuando consiguió un nuevo trabajo y empezó a ganar dinero, se dio cuenta que no podía vivir de lujos, si algún día quería aspirar a algo más.

Muchas veces estas situaciones son tan comunes, y uno no lo nota. Porque el dinero es un tema muy emocional y nadie quiere pedir ayuda porque cree que tener problemas de dinero, es sinónimo de vergüenza.

Pero todos los problemas tienen solución. Incluso los problemas financieros.

Si eres tú el que está pasando por problemas financieras, haz un alto, analiza tu vida y verifica qué puedes cambiar. Porque haciendo cambios a tiempo, aunque estemos al borde del precipicio hacen gran diferencia.

Si conoces a alguien con problemas financieros, no lo avergüences. Solamente si está en tu poder, puedes aconsejarlo. Pero tampoco des consejo si no te lo han pedido.

Tu misma puedes cambiar tu presente, para que tu futuro sea mejor.

Si necesitas una ayuda adicional para salir rápidamente de ese problema financiero, visita mi página de servicios y así te puedo ayudar. Sólo dale click al botón y te mostrará lo que puedo tener para ti, que te ayude a mejorar las finanzas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *