HISTORIAS DE TERROR… DE FINANZAS

Halloween es donde se celebran los fantasmas y las brujas…  y todas esas cosas macabras que uno cree cuando era niño. Luego crecimos y pensamos en otros miedos: el terror al dinero.

Sientes miedo cuando se acabó el dinero de la quincena y falta para la próxima quincena.

Sientes miedo cuando llega el estado de cuenta de las tarjetas y ves todo lo que debes.

John Sharp, MD, psiquiatra de Harvard y autor de “El Calendario Emocional”, dice que uno de los temores más difíciles que hay es la preocupación sobre el dinero. Pero es algo que nadie quiere admitir.

Hoy te escribo sobre unas historias cortas de historias de terror de finanzas, un poco ficticias mezcladas con realidad. Disfrútalo.

TERROR #1. Pepita tiene un trabajo y su salario es de 800 dólares mensuales. Pero ella gasta 1000 dólares cada mes. Al final de la quincena, como no le alcanza el dinero se la pasa pidiéndole a todo el mundo o incluso dice ella que usa la tarjeta de crédito y es facilito pagar poquito a poquito. Lo que no se da cuenta es que está aumentando su deuda.

Moraleja: No gastes más de lo que ganas

TERROR #2. En la quincena cuando a Manuela le llega su quincena, empieza a gastar todo. Dice que es tiempo de comer “como los reyes” y va a un restaurante lujoso. Va al mall y se compra un regalito porque se lo merece. Compra la comida, paga lo que debe, sale con sus amigas y al final no le queda nada. Y se queda pensando: “No sé en qué me gasté el dinero”.

Moraleja: Anota todos tus gastos, así sabes en qué te gastas el dinero y no te quedas corta al final de la quincena. Al hacer un control de gastos, sabes cuando puedes darte esos gustitos.

TERROR #3. Juancita cree que el ahorro es un mito. Que eso no existe y que es imposible para ella mejorar en sus finanzas personales. Está tan cerrada, que prefiere vivir siempre preocupada por el dinero y no tener un cambio de mentalidad.

Moraleja: Busca ayuda de un mentor siempre que puedas.

TERROR #4.  Cuando le dicen a Rosita que debe ahorrar, sus primeras frases son: ¡IMPOSIBLE! ¡QUÉ VOY A AHORRAR SI NO ME ALCANZA PARA MÁS NADA!. Luego tiene una emergencia o le sale un “imprevisto” y tiene que sacar un préstamo, o usar la muy temible tarjeta de crédito porque no tiene ni un centavo de fondo de emergencia.

Moraleja: Empieza a ahorrar lo que puedas. No importa la cantidad, lo que importa es que empieces.

TERROR #5.  Fátima tiene 35 años y es empleada pública. Ella no tiene ahorros, tiene préstamos y está esperanzada a que cuando se jubile la pensión que le da el gobierno le alcanzará para vivir su “edad dorada”, porque se supone ya no va a tener préstamos. La realidad es que actualmente muchas personas se quedan trabajando, porque ese dinero de la pensión no le alcanza. En 26 años aproximadamente, ¿crees que el fondo de jubilación del gobierno tendrá fondos?

Moraleja: Ve pensando en tu fondo de jubilación desde ya. Mira esta entrevista sobre jubilación.

TERROR #6.   Pepita (la del terror #1), se la pasa comprando con tarjeta de crédito y al final paga solo una parte, porque no le alcanza al final para pagar toda la tarjeta. Luego paga un montón de intereses, cargos por financiamientos, cargos por pagos moratorios. Cuando se pone a sacar cuentas, todo lo que paga es para el banco y nada a capital.

Moraleja: Si vas a tener una tarjeta de crédito, lee muy bien todo el contrato y el estado de cuenta. Si ya la tienes, no gastes lo que no tienes para pagar.

TERROR #7.   María compra todo lo que dice descuentos, 2×1, compras a meses in intereses. Como es tan fanática de eso, tiene la casa llena de cosas que no necesita, solamente para llevarse un “descuento”. Compra un mueble de 160 dólares a crédito, pagando 10 dólares por 36 meses. En total ha pagado 200 dólares de más. Si hubiera ahorrado 10 dólares por 16 meses se hubiera llevado el mueble al contado.

Moraleja: La paciencia es una virtud para todo aquel que no quiere gastar de más.

TERROR #8.   Una vez una persona le preguntó a Diana si quería ser fiadora para un préstamo de estudio de la hija de Jacinta. Ella con mucho cariño aceptó. Luego de dos años, la muchacha se salió de estudiar y Diana quedó con esa gran deuda ajena, además de las que ya tenía.

Moraleja: JAMÁS SEAS FIADOR.

TERROR #9.   Un muchacho le pidió dinero prestado a Carmencita. Como ésta era tan buena gente, se lo prestó. Hasta el día de hoy está esperando que se lo regresen.

Moraleja: Piensa muy bien a quien le vas a prestar dinero. Si vas a prestar, que sea que NO necesites ese dinero.

TERROR #10.   La señora Petra falleció. Sus hijos están desconsolados. Cuando se pasó el dolor, empezaron las preguntas: ¿Quién se queda con las propiedades? Surgieron enemistades entre los hijos, porque nunca hubo un testamento y el juicio de sucesión fue muy extenso y tedioso.

Moraleja: Siempre ten un plan B para todas tus cuentas de bancos y propiedades.

Las personas tienen temor al control del dinero por su falta de organización, de voluntad y confianza.

Reconocer el problema antes de que se agrave es una buena estrategia. Por esto es bueno siempre estar atentos a información de finanzas personales.

Recuerda: Tú manejas el dinero. Él no te maneja a ti.

8 comentarios
  1. Joanna
    Joanna Dice:

    Excelente post!, pienso que cualquiera se puede sentir identificado con alguna de las historias de terror jajjaja.

    Responder
  2. Miluska
    Miluska Dice:

    jajaja me identifico con la primera, no se debe gastar de mas, el asunto es que son gastos y pagos que no puedo dejar de hacer, ejemplo luz, agua, comida, pasaje etc.

    Responder
    • Yessenia Patiño
      Yessenia Patiño Dice:

      Ah exacto. Hay que saber diferenciar entre gastos obligatorios y otros gastos que a lo mejor si podemos cortar o disminuir.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *