4 ENSEÑANZAS DE MI MADRE EN LAS FINANZAS PERSONALES

Ya estamos cerca del día de la madre en Panamá (8 de diciembre), por lo que quiero escribir este post en donde hago énfasis todo lo que mi mamá ha influido en mis finanzas personales. Por lo que este es un post de agradecimiento a ese ser que siempre da de más por sus hijos.

Yo soy una persona común y corriente que no nació en cuna de oro, pero que ha tenido unos padres que se han superado a si mismos para darle de todo a su “única hija” (en ese entonces).

Te las comparto:

ENSEÑANZA #1. A LOS NIÑOS SE EDUCAN CUANDO ESTÁN PEQUEÑOS

Mi madre es ingeniera civil, pero fue madre full time hasta que yo cumplí los 6 años. Cada vez que salíamos a la calle a comprar algo, siempre me decía: Hija, no pidas nada porque no tengo dinero.  Y yo solamente asentía, comprendía totalmente a pesar de mi corta edad sin discutir ni preguntar. Pero yo era felíz porque tenía a mi madre a mi lado el 100% del tiempo. Cuando salíamos a hacer el supermercado con mi papá, yo solo tenía derecho a un chocolate que costaba en ese entonces 50 centavos. También era felíz con mi chocolate.

Mi madre comenzó a trabajar cuando yo iba para primer grado, en otra provincia. Fue la primera vez que se alejaba de mí, y se iba una semana. ¡ERA LO PEOR QUE ME HABÍA PASADO!  Yo lloraba todas las noches. Me quedaba con mi papá, que ni siquiera me sabía peinar, porque lo que iba siempre espelucada a la escuela. Mis mejores paseos de vacaciones era ir a la otra provincia a visitar a mi mamá, así sea que me quedara sin salir todo un día hasta esperar que mi mamá regresara del trabajo.

CONSEJO #2. NO SE NECESITA APARENTAR PARA SATISFACER A LOS DEMÁS

Cuando iba para tercer grado, mis padres me cambiaron para un colegio privado. Mi mamá es ingeniera civil y mi papá profesor así que se puede decir que eran “pudientes” en ese entonces y solo tenían una hija. Así que yo que venía con esa mentalidad de no comprar ni gastar nada, me topé con niños donde tenían casa bonitas, carros nuevos y ropa de marca. Todavía recuerdo que teníamos un carro viejo y que todos los niños se burlaban cuando me iban a buscar o a dejar. Para qué escribirle las cosas que decían.

También recuerdo que si no llevaba un pantalón Levi’s o Guess, se burlaban. ¿Cómo si fuera obligación gastarme 60 dólares en un solo pantalón? Yo la verdad no recuerdo haber pedido nada, porque sentía que no era mi prioridad, pero por supuesto que no se sentía mal.

Quien dice que el bullying es más fuerte ahora, creo que se equivoca. EXISTE EL BULLYING FINANCIERO EN LA INFANCIA.

No sé en qué momento mi mamá me dijo que me iba a comprar una zapatillas. Ya yo estaba en sexto grado. Yo me quise comprar unas zapatillas REEF que costaban como $60 dólares. Lo hacía con culpa y preguntándole a mi mamá si estaba bien. Ella por supuesto que me decía que sí.  También en ese tiempo, mis padres pudieron comprar un carro nuevo.

Irónicamente desde ese momento todo cambió. Ahora ya no era el blanco de la burla.

Mi madre siempre me compró la ropa que quise, pero yo siempre le preguntaba si se podía comprar. No formaba berrinches porque quería algo si el otro lo tenía.

ENSEÑANZA #3. A SUPERAR LAS ADVERSIDADES Y BUSCAR EL DINERO

Mi madre perdió dos veces su trabajo como empleada en instituciones pública, y esas dos veces siempre se abrió camino como ingeniera independiente.

Les comento que había mucho más dinero cuando trabajaba independiente que cuando trabajaba para otros. Y ella me decía:

SI NO QUIERES QUE TE MANDEN, ENTONCES TEN UN NEGOCIO.

ENSEÑANZA #4. A SER UNA MUJER INDEPENDIENTE

Ella siempre me decía: Tienes que estudiar, graduarte y tener tu propio dinero. Porque si algún dia te tienes que separar de un hombre, tengas tu propia independencia financiera.

Y tal cual, cuando me divorcié solo dije: ADIÓS. Me compré un carro, invertí en una estética y en cuidados para mi. Era y soy una mujer totalmente independiente en el área financiera.

En estos momentos estoy casada de un hombre muy maravilloso y manejamos nuestro dinero como, lo nuestro, lo tuyo y lo mío.

MI MADRE ME ENSEÑÓ A VIVIR CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA.

A SER FELÍZ CON LO QUE TENEMOS. SI SE TIENE BIEN Y SI NO TAMBIÉN.

TAMBIÉN ME ENSEÑÓ QUE LA PLATA ES PARA GASTARSE.

A mi mamá le encanta gastar el dinero y a mi papá ahorrarlo todo.

Yo saqué una combinación de los dos. Me gusta gastar el dinero, pero me gusta planificar mis gastos.

Nuestras madres juegan un papel muy importante en nuestras vidas. Sabemos mucho más ahora las que somos madres, que no somos perfectas. Pero ellas han hecho lo mejor por nosotras, así como también hacemos lo mejor por nuestros hijos.

No te olvides de compartirlo para que llegue a más personas. Gracias por leerme.