Lo que pasa cuando no invierto en mi negocio

Les cuento la historia de una linda joven que quería hacer un negocio pero no quería invertir en nada, porque lo quería todo gratis o barato. Ella siempre decía “No tengo dinero para mejorar”. Lo que no se daba cuenta es que si no invertía en su negocio, su negocio nunca iba a crecer. La historia es de mí misma. Aquí te la cuento.

MI PENSAMIENTO LIMITANTE DE ANTES
Era un día de octubre cuando me dije a mí misma: quiero hacer algo que no requiera de una gran inversión. Porque “no tenía dinero para invertir” en un negocio. Y luego se me ocurrió la idea de hacer un blog. Como lo que me fascina es investigar, de una vez empezó la búsqueda: ¿cómo hacer un blog “gratis”?. Muchas y miles de ideas entre blogspot vs wordpress, y cómo yo pensaba: voy a ver cómo me vá; me decidí con blogspot (no me arrepiento a la fecha). Todo empezó como un hobbie, pero luego sentía que quería algo más. Me fascinaba ayudar a las personas con lo que sabía, y la verdad me siento bien cada vez que alguien me pregunta y yo las ayudo. Pero para llegar a más personas RÁPIDO, necesitaba hacer algo más.

Lo primero que me compré fue un curso de instagram, relativamente barato. Y ustedes se preguntaran ¿instagram? Eso se puede conseguir por internet. Pues déjenme decirle que ese curso me ha ayudado a realizar mis gráficos bonitos, a programar mis post y hasta a utilizar mejor los hashtag. Me abrió un mundo de conocimiento en aplicaciones y cómo atraer tráfico. No lo hubiera logrado si NO HUBIERA INVERTIDO EN ÉL.

Seguía buscando cualquier documento gratis o por lo que no tuviera que pagar mucho. Sólo me registraba y sacaba el mejor provecho de ello y ya.

Hasta que me puse a pensar: ¿YO NO QUIERO PAGAR POR LOS SERVICIOS DE LOS DEMÁS PERO SI QUIERO QUE PAGUEN POR LOS MÍOS? que ilógico suena cierto.

Y ahí empieza la inseguridad y la duda de nosotras las mujeres: ¿Seré suficientemente buena con esto?, No tengo dinero para aprender lo que necesito, ¿Tendré clientes que paguen por mis servicios o productos?, Siempre tengo que rebajar mis costos para que los compren, etc.

Yo sabía que tenía mucho por aprender, y no lo iba a lograr queriendo todo gratis.

¿CÓMO CAMBIÓ MI PENSAMIENTO?

Con todas los cursos, e-book, webinars, challengers, facebook live GRATIS que conseguía, creía que estaba avanzando. Pero la realidad era que muchas veces me sentía atascada. Y así fui pagando coaching y comprando cursos, para que mi negocio tenga VALOR QUE OFRECER.

Me dí cuenta que a cuanto más invertía en mi negocio, MEJOR ME IBA. Llámalo ley de la atracción o lo que quiera, pero así es. Entonces comprendí que cada vez que he pagado por asesorías, por cursos, ya esas personas han pagado un precio, muchas veces nada barato para enseñar todo lo que saben.

¿Quieres saber cómo tengo un blog bonito? Pagando
¿Cómo he atraído más clientes? Pagando
¿Cómo he conseguido que clientas paguen por mi servicio? Pagando
¿Cómo adquiero mi conocimiento para ayudarte? Pagando

Todo esto pagando por los servicios de los demás.


¿CÓMO ES TU MENTALIDAD?

Tu mentalidad probablemente es como la siguiente: “No tengo dinero para mi negocio, no me alcanza, si me lo gasto no tendré para más nada”, por eso buscas todo lo gratis que puedas encontrar. Quizás te encuentres con la siguiente pregunta: ¿Quién va a comprar mis servicios/productos si todos quieren cosas baratas? NO TODOS quieren cosas baratas y gratis, la que quiere cosas baratas eres TÚ. Y atraes a gente con esa misma mentalidad.

Todo el dinero que inviertas para mejorar tu negocio, regresará a ti y en ganancias.

Claro está, que tienes que aprovechar todas esas veces que has invertido, porque si inviertes en cursos/seminarios/asesorías y no las aplicas a tu negocio de nada te va a servir.

Y me preguntarás, ¿Haz recuperado lo invertido? Mi respuesta es: Claro que sí. Todo el conocimiento que tengo ahora para poder ayudar a muchas mujeres, han valido cada centavo. Y poco a poco voy recuperando el valor monetario a medida que llegan más clientas. Y me tengo que seguir asesorando. Tengo que seguir pagando asesorías, pagando programas, etc.

Así que cuando alguien me dice que no tiene dinero para su negocio, lo entiendo porque yo también tuve ese pensamiento limitante, pero no lo acepto. Simplemente porque si yo aún sin generar ingresos pude invertir en mi negocio y que ahora veo frutos, no puedo aceptar cuando alguien tiene esa excusa.

Así que si tú eres una de esas, deja de querer lo barato y pon tu negocio a funcionar. Nada llega gratis y pueden preguntarle a cualquiera que tenga un negocio exitoso. Si no cambias de mentalidad, es porque no lo quieres tanto entonces.

Recuerda que siempre necesitamos alguien que nos guíe en este camino que atravesamos. Yo no creía en asesorías, hasta que necesité una.

Si éste post, te ha ayudado, compártelo. Si te ha marcado, no sólo lo dejes en leído, ACTÚA!